Guacamole con Nachos

  • Receta de Guacamole

  • Guacamole con Nachos

  • Guacamole con Anchoas

  • Guacamole con Queso

  • Guacamole con Salmón


  • "Guacamole con Nachos"

    Receta de Guacamole con Nachos





    Esta receta de guacamole con nachos es una de las más conocidas de la gastronomía mexicana, y una de las formas más habituales de comer el guacamole. Sigue leyendo y aprende a hacerla fácilmente en casa.

    Ingredientes:

    - Tortitas de maíz
    - Tres o cuatro aguacates maduros
    - Media cebolleta
    - Un poco de cebollino
    - Un poco de cilantro fresco
    - Medio diente de ajo
    - Una punta de chile serrano
    - Unas gotas de zumo de lima o limón
    - Sal
    - Aceite de oliva virgen


    Preparación:

    Lo primero que vamos a hacer es preparar los nachos de forma casera, para lo que vamos a cortar en triángulos no muy grandes las tortitas de maíz, y la vamos a freír en una sartén con aceite de oliva virgen. Una vez estén doraditos, los sacamos y escurrimos, para que se vayan enfriando para comerlos más tarde. Si prefieres puedes emplear nachos ya preparados, puedes comprarlos en bolsas en cualquier supermercado.





    A continuación vamos a picar lo más finamente que podamos la cebolleta, el cebollino, el ajo, el chile serrano y el tomate, y lo vamos a echar en un mortero de piedra tradicional mexicano para machacarlos, o bien si no tenemos podemos emplear un mortero tradicional. Machamos un poco los trozos junto con un poco de sal. Si no tienes cebolleta y cebollino, puedes emplear un poco de cebolla en su lugar, ya que el sabor es muy similar.

    Y pasamos a preparar los aguacates, que deben estar bien maduros, pero con cuidado de no comprarlos demasiado pasados, ya que la pulpa debe estar madura pero firme. Vamos a emplear 3 o 4 aguacates, según su tamaño. Los cortamos por la mitad, separando luego las mitades con las manos, ya que el hueso que tiene en el centro no permite cortarlos completamente. Con una cucharilla o similar iremos sacando la pulpa de los mismos, que echaremos en el recipiente donde machamos los demás ingredientes, añadiendo el zumo de media lima o limón, para que no se oxide la misma.



    Si tenemos el mortero de piedra, vamos a machacar de nuevo los ingredientes, y si no tenemos, con un tenedor vamos a aplastar la pulpa de los aguacates, mezclándola con el resto de ingredientes que teníamos picados. Si no te gusta la salsa guacamole con los trozos tan visibles, puedes pasarle la batidora un poco, para dejarla más cremosa. Ya solo quedaría servir este guacamole en un recipiente y los nachos aparte, para ir comiéndolos de la forma tradicional. Si te sobra guacamole, guárdalo siempre en un recipiente cerrado en la nevera, donde te aguantará un par de días sin problemas.